5/10/16

Pomera

Generales

Recuperan la fauna de los Esteros del Iberá

Gracias a un proyecto de conservación, cuatro Venados de las Pampas fueron devueltos a su hábitat en los Esteros del Iberá. El Venado de las Pampas, uno de los mamíferos silvestres más amenazados de la Argentina, fue repuesto en la reserva natural de los esteros del Iberá, en Corrientes, a partir de un proyecto de conservación, rescate y restauración de la especie. En agosto del año pasado, cuatro ejemplares de venado de las pampas que residían en la reserva Aguara Cuá, propiedad de la empresa forestal Pomera Maderas, de Ituzaingó, Corrientes, fueron trasladados en helicóptero a la reserva Rincón del Socorro en Colonia Carlos Pellegrini, a 300 km de distancia. Seis meses después, los cuatro venados están en perfecto estado y se adaptaron muy bien a su nuevo hábitat. Esta reposición es una acción conjunta de Pomera y la fundación The Conservation Land Trust (CLT) destinada a generar en los esteros una nueva población de venado de las pampas, especie considerada “monumento natural correntino” y en peligro de extinción. Griselda Guarino, jefa de Medio Ambiente, Seguridad y Salud Ocupacional de Pomera, explicó que la empresa tiene un compromiso con el medio ambiente y cuida y monitorea áreas de reserva, formalizando el compromiso a través de la certificación de Forest Stewardship Council (FSC)”. Por otra parte, desde hace más de diez años la ONG The Conservation Land Trust, fundada por el filántropo Douglas Tompkins, recientemente fallecido, impulsa el proyecto de conservación, rescate y restauración del venado de las Pampas en Corrientes, principalmente en el interior del Iberá, donde varias poblaciones han desaparecido por la intervención del hombre. La reserva Aguará Cuá fue escogida por el equipo técnico de CLT por poseer la mayor población de la especie en la región, con una cantidad estimada de 50 venados. Reserva natural única Con una superficie de aproximadamente 13.000 kilómetros cuadrados (unas 65 veces la ciudad de Buenos Aires), los Esteros del Iberá son una de las áreas naturales protegidas más importantes de toda Sudamérica. Aunque en su mayor parte están cubiertos por agua,  cuentan con tierras altas en las que prosperan montes y sabanas. Esta suerte de enorme represa natural es hábitat de una gran cantidad de flora –más de 1.500 especies– y fauna, destacando la vegetación acuática, que puede acumular un espesor de hasta metros y sostener árboles, además de dar cabida a gran cantidad de animales, como yacarés negros y overos, carpinchos, lobitos de río, monos carayá, ciervos de los pantanos y una gran variedad de insectos y aves.

slider-liderazgo.png