23/2/17

Grupo Insud

Generales

Hugo Sigman, reunido con el Presidente Macri en Madrid

El empresario argentino Hugo Sigman, que tiene una fuerte inversión también en España, aseguró que el viaje del presidente Mauricio Macri generó una importante expectativa entre las compañías españolas, pero consideró que los primeros que deben invertir para que el país crezca son los argentinos. `Las empresas españolas no invertían en sus filiales argentinas por la poca rentabilidad que había, pero a partir de la suba de las tarifas la inversión crecerá', dijo Hugo Sigman durante una entrevista con LA NACION cerca de la Puerta de Alcalá. Sigman es fundador junto con su esposa, la bioquímica Silvia Gold, (que dirige la fundación Mundo Sano) de Grupo Insud, un conglomerado empresarial dedicado a las industrias farmacéutica, agroforestal, cultural y de naturaleza y diseño-, organizó anteanoche una cena para el presidente Mauricio Macri y su comitiva, junto con empresarios españoles y argentinos, ya que su hijo Leandro preside la cámara empresarial de la Argentina en España. Los españoles, precisó, `tienen grandes expectativas, pero están haciendo análisis antes de hacer grandes anuncios de inversión'. Y agregó: `Cambió la expectativa, pero tiene que haber resolución'. Según el empresario, las áreas que aparecen más atractivas para los españoles son las de energías renovables, minería, biotecnología y construcción para proyectos de infraestructura. Y aclaró: `La gente se toma su tiempo para ver qué sucede con las políticas del gobierno y qué negocios puede hacer'. En este sentido, enfatizó que `los primeros que deben invertir son los propios empresarios argentinos, porque eso generaría un mayor flujo de fondos hacia la economía'. Lo positivo, señaló, es que `ahora en el país hay financiamiento a tasas de interés razonables, las reservas del Banco Central crecen y hay liquidez en los bancos'. Lo que falta es `mayor vínculo entre el sector público y el privado'. Resaltó la importancia de invertir más en el campo de la ciencia y la tecnología, para acercarse a los niveles de los países desarrollados en esta materia. `La Argentina invierte un 0,6% de su PBI, pero con una proporción del 85% del Estado y el 15% restante del sector privado, cuando la proporción debería ser al revés, y con un nivel absoluto del 2 o 3 por ciento del PBI, como en otros países', sentenció. Al respecto, dijo que `no es bueno pensar que si uno tiene un déficit fiscal del 4,6% del PBI no tiene que gastar más en tecnología, es al revés, porque esa inversión generará un círculo virtuoso'. Sobre la posibilidad de una recuperación en la economía argentina, dijo que `todo plan anti inflacionario primero tiene un efecto recesivo, pero habrá un rebote que se traducirá en crecimiento económico'. Más allá de la macroeconomía, Hugo Sigman señaló que es necesario `generar una mística, que no significa un relato irracional, sino un proyecto colectivo que indique hacia dónde va el país, porque eso también atraerá a los inversores'.

slider-liderazgo.png