1/1/70

Generales

Empresarios: Un selecto grupo se reunió con el Gobierno

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y uno de sus vices, Gustavo Lopetegui, brindaron la visión del Gobierno ante un selecto grupo de empresarios. Mostraron cuáles son los principales interrogantes que ocupan a la Casa Rosada. La política y la economía. La situación de Cristina Fernández. Las críticas al empresariado y el guiño al sindicalismo. Cúal será el repunte económico tras el rebote esperado para 2017 y cuál será el resultado electoral que se dará en las elecciones del próximo año. Esos fueron los principales interrogantes que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y uno de sus vices, Gustavo Lopetegui, expusieron ante un selecto grupo de empresarios que asistieron a un desayuno de trabajo encabezado por los funcionarios a los que el presidente Mauricio Macri reivindicó como sus "ojos e inteligencia". Según supo Urgente24, a la reunión reservada que se realizó el lunes asistieron, entre otros, el CEO de Fiat, Cristiano Ratazzi; el farmacéutico Hugo Sigman CEO del Grupo Insud; Gabriel Martino (HSBC); Miguel Blanco (Swiss Medical); Javier Goñi (Alpargatas); Daniel Herrero (Toyota) y Juan Luis Bour (KMPG). Durante el encuentro los empresarios oyeron a los funcionarios ratificar el rumbo del Gobierno y describir cuáles habrían sido las consecuencias en caso de que Daniel Scioli hubiera ganado el balotaje. De acuerdo al relato de testigos, Peña y Lopetegui aseguraron que lo que hace el Ejecutivo es llevar a cabo un "cambio de régimen económico, sin crisis social". En este sentido, los empresarios oyeron la ratificación de que en 2017 la economía crecerá entre el 2 y el 5% del PBI, y que esa meta sería lo deseable para los próximos 2 años. Para Peña y Lopetegui, 2017 será "el año de la microeconomía" (consumo, empleo, etc.) luego que este año se hicieran las correcciones "en la macro". En términos políticos, los funcionarios reivindicaron los logros en el Congreso, como la aprobación del pago a los holdouts y la ley de presupuesto. Para el jefe de Gabinete y su vice, el año que viene la situación parlamentaria será muy distinta. La campaña teñirá todo y quedarán expuestos los intereses, por lo que las negociaciones serán más duras. De todas formas, confía el Gobierno en que no necesitará leyes importantes el año que viene, sino recién en 2018. Para entonces, la Casa Rosada vislumbra un situación similar a la etapa previa al recambio en el Congreso, donde no habrá mayorías automáticas, lo que devendrá en negociaciones. En cuanto a las elecciones, los funcionarios consideraron como inviable una unión de las distintas facciones peronistas en contra del Gobierno, por lo que no interpretan como una tendencia la circunstancial unidad para voltear la reforma electoral y aprobar la reforma en Ganancias. Según la visión de Peña y Lopetegui, la imposibilidad de una comunión entre Sergio Massa y Cristina Fernández alimenta la fragmentación del peronismo. Sobre la ex Presidente, si bien admiten su piso electoral, descartan que pueda ser una rival de peso en los próximos comicios. Agregaron además que no es de su interés fogonear las causas judiciales que la conviertan en víctima política y así aumente su base electoral. En cuanto a la ley de Ganancias, los funcionarios descuentan su aprobación en el Senado y ratifican que el veto no es una opción. En cambio, sí es de su interés la reforma en la ley de ART, que podría darse a través de un decreto, en caso de que no obtenga aval legislativo. Los empresarios, por su parte, criticaron la posibilidad de reconocer una obra social que demandan las organizaciones sociales. Según los funcionarios, el Presidente tampoco está de acuerdo y pusieron en duda que finalmente se les vaya a conceder. De todas formas, aseguran que la relación con estas organizaciones es buena porque el Gobierno las pudo convencer de que no se les va a recortar los beneficios. Los empresarios también oyeron críticas hacia su sector. Los funcionarios se quejaron del "lobby" sectorial sin mirada de largo plazo. En contraste, marcaron que el sindicalismo tiene una mayor "legitimación". También cuestionaron a ciertos sectores empresarios reticentes a una economía más abierta, que es el norte que guía al Gobierno. A la hora de hacer su planteo, los empresarios preguntaron cómo atraer inversiones en un marco en el que no sería competitivo exportar, no hay gran tecnología y el consumo está deprimido. Para los CEOs, a falta de estas variables la única posibilidad es lograr financiamiento en "sectores estratégicos", en la que esperan el "acompañamiento" del Gobierno.

slider-liderazgo.png