15/10/16

K&SFilms

Generales

Belocopitt y Sigman, felices por la nominación al Oscar

Hugo Sigman, con participación en varios laboratorios, y Claudio Belocopitt, titular de Swiss Medical Group, formaron parte del grupo inversor que apoyó el film de Szifrón. Pasternak, la cocinera, Cuenca, Diego Iturralde, Mario, "Bombita", Mauricio y Romina estaban dominados por la ira e imposibilitados de resolver los conflictos un modo que no incluyera a la violencia. Pese a que sin saberlo tenían muy cerca de ellos a dos especialistas en el mercado de la salud como Sigman y Belocopitt, varios de los personajes centrales de "Relatos Salvajes", jamás superaron estas situaciones. La película dirigida por Damián Szifrón y que habla sobre el placer que provoca quedarse sin control en determinadas situaciones, se transformó ayer en la séptima película argentina competir por un Oscar, ya que competirá en el rubro "Mejor película extranjera". Detrás de este film, que rompe todos los récords en el país, se encuentran dos de los empresarios más importantes del mundo de la salud, y que se calzaron el traje de productores de cine. Hugo Sigman, de K&S Films -con participación en laboratorios como Elea y Biogénesis Bagó, además de desempeñarse en el negocio pecuario y forestal, la cría de yacarés con la firma "Yacaré Pora" y un proyecto de aprovechamiento del guanaco en Santa Cruz- y Claudio Belocopitt -debutante en esta materia y presidente de Swiss Medical Group (SMG)- son parte del grupo empresario que apostó por el proyecto de Szifrón desde lo económico. "Con Sigman, con quien somos amigos, siempre tuvimos la fantasía de hacer algo juntos y cuando apareció esta posibilidad no dudó en llamarme. -Mirá si la pegamos-, le dije, y decidimos sumarnos al proyecto. Sabíamos que era una apuesta cara, pero jamás pensamos en lograr una repercusión como la que alcanzó la película", sostuvo a El Cronista Belocopitt, que comanda Corner, una pequeña productora con la que también lleva adelante "Gracias por venir", el programa que se emite por Telefe, además de "Casi Divas" y "Bañeros", dos de las obras de teatro que se exhiben en Villa Carlos Paz. Esta no es la primera vez que Belocopitt apuesta por las tablas. En 1985 produjo obras de Antonio Gasalla en el Teatro Maipo y Mar del Plata. De los u$s 5 millones que costó "Relatos Salvajes" cifra abultada para el mercado local, pero insignificante para los presupuestos de los tanques con los que se codeará durante la entrega de los Oscar -Belocopitt desembolsó un 20 por ciento-. El resto corrió por cuenta de Sigman, Telefe y El Deseo, la productora del director español Pedro Almodovar. El recorrido dentro de este mercado de Sigman, que también está al frente del Grupo Chemo y Grupo Insud, es interesante. A cargo de K&S Films, participó en películas destacadas como "Crónica de una fuga", "Tiempo de Valientes", "Kamchatka", "Los Marziano", "El último Elvis" y la extranjera "Séptimo". "Tenemos ahora dos proyectos más de películas en los que vamos a participar, y que entiendo estaremos cerrando ya en los próximos días. Es un área que me interesa mucho y en la que me gustaría seguir invirtiendo", apuntó el titular de SMG. Sin embargo, el empresario reconoce que "es muy difícil volver a repetir lo que ocurre con esta película. Para mí, haber logrado esto en el primer proyecto al que me sumo es mucho". La historia de "Relatos Salvajes" hoy se convirtió en el sueño de cualquiera que forme parte del negocio del cine, pero antes de su estreno las cosas no fueron del todo simples. Damián Szifrón que dirigió la serie de TV "Los simuladores" y películas exitosas como "Tiempo de valientes" es reconocido en la Argentina y el debut de su último film era muy esperado, aunque en el exterior no era una figura. En 2013 los hermanos Almodóvar se acercaron apenas con el guión bajo el brazo al mercado de preventas de Cannes, uno de los más importantes del mundo. El resultado fue tan pobre que apenas lo ubicaron en un pequeño país balcánico. "A muchos les interesaba la historia pero les provocaba dudas. Algunos la calificaban de antisistema, y querían verla antes"-, dijo Pedro Almodóvar. Un año después la película –explotó-, y en varios mercados se peleaban por contar con una copia. "En Francia y Alemania, hubo que hacer casi una subasta", recordó el español

slider-liderazgo.png